Instituto de Educación Especial "INTEGRAR"

 

 

ETAPAS DEL DESARROLLO DEL NIÑO

 

 


Grandes cambios ocurren en el desarrollo motor normal en la etapa de maduración y crecimiento del niño pequeño. El desarrollo normal se caracteriza por la maduración gradual del control postural, con la aparición del enderezamiento, equilibrio y otras reacciones adaptativas; lo que forma la base de la actividad de destreza normal. Los primeros movimientos elementales del recién nacido van cambiando y adquiriendo complejidad y variación.

 

Etapa tras etapa, los logros iniciales se modifican, se perfeccionan y se adaptan para integrarse en patrones de movilidad y destrezas más finos y selectivos. A pesar de que este proceso avanza a través de muchos años, los cambios más grandes y acelerados ocurren entre los primeros 18 meses de vida, lapso en que se cumplen las etapas más básicas e importantes. Al año y medio, en efecto, el niño se incorpora venciendo la fuerza de gravedad, camina con cierto equilibrio y emplea sus manos para sostenerse y manipular, aunque todavía con cierta torpeza. Muchas cosas no puede hacer todavía, sin embargo, pero las irá aprendiendo para modificar sus actividades aún más .

 

Es necesario tener presente que todos los niños se desarrollan de una manera particular y a su propio ritmo. Pueden retrasarse por enfermedades interrecurrentes, malnutrición o trastornos motores. En caso de debilidad mental, el desarrollo puede ser no armónico. Lo anterior avala, que hablar de una secuencia de desarrollo estricta y absoluta, sería un error, no obstante, la manera en que los niños normales se mueven a diversas edades, se conoce bien y se pueden prever con bastante exactitud. Algunas etapas de este desarrollo, como los niveles que se alcanzan a los tres, cinco, siete y nueve meses, conocidos como jalones del desarrollo (hechos llamativos), señalar la adquisición de ciertas habilidades importantes, que preparan al niño para nuevas actividades más complejas y por ende, poseen significación especial.

Etapa de los tres meses:
Aquí el niño se prepara para la orientación en la línea media. Aunque todavía hay mucha flexión en decúbito dorsal, levantando la cabeza mientras se sostiene con los antebrazos en decúbito ventral, el niño se prepara para ampliar la extensión del tronco y de las extremidades inferiores.

Se calma al oir una voz familiar y amistosa. Se sorprende, llora o se despierta al oir un ruido fuerte.

Produce pequeños sonidos guturales

 

Etapa de los cinco meses:
En esta etapa hay más extensión y más simetría. En decúbito ventral, el niño levanta bien la cabeza, extiende y abduce sus extremidades, se sostiene con los brazos extendidos y comienza a tratar de alcanzar objetos. Tracciona para incorporarse desde el decúbito dorsal, venciendo la gravedad, a pesar de la considerable actividad extensora en decúbito ventral y dorsal; desde donde también levanta las caderas preparándose para la actividad extensora de la bipedestación más adelante y, sentado con apoyo, tiende a echarse hacia atrás. En esta etapa existen las reacciones de Landau y de paracaidismo, que forman parte de la creciente aptitud del niño para la extensión antigravitacional. Todavía falta el equilibrio del tronco estando sentado, pero aparecen las primeras reacciones de equilibrio en decúbito ventral y dorsal.

Le gusta sonajeros y jugetes ruidosos. Responde a tonos agradables con arrullos.
Deja de jugar y parece escuchar sonidos y palabras.  Mira la cara de la persona que habla.
Busca sonidos que proceden de algo que no puede ver. Se rie en voz alta. Se distingue sus lloros cuando siente dolor, tiene hambre o esta incomodo. Arrulla y gorgopea. Produce una variedad de “oohs – ahs y otras vocales”.

 

Etapa de los 7 a 8 meses:
El niño adquiere rotación dentro del eje del cuerpo (reacción de enderezamiento corporal, que modifica a la rotación total de la temprana reacción de enderezamiento cervical.) Rueda del decúbito ventral al dorsal y viceversa. Esta rotación le será necesaria para gatear y para sentarse a partir del decúbito ventral. A los ocho meses permanece sentado sin sostén y se apoya con los brazos de costado si pierde el equilibrio. Hay reacciones de equilibrio estando sentado. Comienza a traccionar con las manos para ponerse de pie, pero todavía no sabe sostenerse sobre las manos y las rodillas.

Responde a lenguajes y sonidos suaves. Se detiene cuando oye “no”. Se vuelve hacia donde proceden voces y ruidos interesantes. Empieza a entender expresiones comunes combinadas con gestos (por ej. “adios” “arriba”). Balbucea – repite combinaciones de vocales y consonantes (“ba-ba-ba”).  Burbujea. Produce sonidos con tonos que sube y baja.

 

 

Etapa de los 9 a los 12 meses:
En esta etapa, el niño comienza a gatear con las cuatro extremidades, sea con las manos y los pies, o alternando con una rodilla y un pie en el piso. Ya gira estando sentado y también camina siguiendo el moblaje o tomado de las manos. Todavía le falta equilibrio para pararse y, por lo tanto, no camina sin ayuda o lo hace con una amplia base de sustentación, abduciendo mucho las piernas.

Obedece ordenes simples acompañadas de gestos “damelo” “arriba”.
Responde a su nombre aun cuando se rie suavemente. Se vuelve hacia sonidos en todas las direcciones. Produce sonidos que llaman la atencion. Imita sonidos. Produce varios sonidos del habla, como “m” “b” ”d” con entonaciones istintas.

 

 

Etapa de los 12 a los 18 meses:

Sabe los nombres de objetos, personas y animales familiares.  

Obedece ordenes simples dichas sin gestos “ven aqui” “dáme un beso”.

Reconoce sonidos que vienene de afuera o de otro cuarto.
Le gusta la música y trata de bailar Usa 2 o 3 palabras espóntaneamente. Imita palabras sencillas y comunes.

Usa un tipo de jerigonza para comunicar “balbucea o imita verdaderas palabras”.
Apunta para pedir o llamar la atención a objetos, personas y acontecimientos.

 

 

Etapa de los 18 a los 24 meses:

Señala a dos o mas partes del cuerpo.

Identifica cinco o mas dibujos de objetos comunes cuando se nombran.

Tiene un vocabulario de mas de 20 palabras.
Usa su jerigonza combinada con palabras intelegibles.
Dice “no” o “no-no” cuando se le hacen preguntas o dan órdenes.

 

 

Etapa de los 24 a los 30 meses:

Obedece órdenes complejas (dos acciones) “coge el zapato y tráemelo”.
Escucha cuentos sencillos.
Entiende palabras posesivas “mi” “mio” “tuyo”.

Junta dos o tres palabras para formar oraciones simples.
Tiene un vocabulario de mas de 50 palabras.
La mayoria de los que le oyen/escuchan, aun desconocidos, pueden entenderle el 50% de lo que dice.

 

 

Etapa de los 30 a los 36 meses:

Contesta preguntas con “que” y  “quien”.
Identifica objetos comunes, o dibujos de ellos, de acuerdo a su utilidad “donde duerme el bebe”.
Entiende conversaciones sencillas sin esfuerzo.
Comprende las unidades básicas del idioma “pequeño, grande, en, debajo”.

Casi siempre dice oraciones de dos o tres palabras .
Hace preguntas con “que” y “donde”.
Usa algunos plurales “gatos” y formas verbales “comiendo”
Las personas desconocidas pueden entender del 50% a 75% de lo que dice